martes, 3 de agosto de 2010

Entre los sueños y la realidad pervivo,
añorando a la naturaleza,
que hace tanto no visito.
Subsisto entre moles de hierro,
cristal y concreto,
evocando titanes verdes
que tocan el cielo.
Otrora la vista se perdía,
corriendo con los ríos,
en verdes paisajes;
ahora yermas zonas de asfalto
cubren henchidos drenajes.
Lo caminos naturales del valle,
cambiados a inverosímiles calles.
Un poco de verdor,
bañado por cáusticas lágrimas,
asfixiante gris en derredor.
En la cuenca de gran altitud,
por imponentes sierras circundada,
hacinada se halla la multitud;
dentro de ella vive enajenada,
gente llegada de toda latitud,
ingente población desesperada,
a esta tierra robo la virtud.
Antiguamente divino lar,
es hoy moderno muladar.
Buscando una razón de ser pululan,
apresurados por cumplir persisten,
afectadamente a toda hora deambulan,
sobreviviendo profecías languidecen.
De la soledad a la oscuridad,
ostentando inquebrantable tenacidad,
presumiendo improbable eternidad,
sin derrotero prosigue la humanidad,
sin lealtad entre ella y la individualidad.
Las ciudades son antinaturales,
corazones artificiales, agonizantes.

15 comentarios:

Tripulante del Yorikke dijo...

Que chido tu post.
Maldito el hombre que no es capaz de vivir en el mundo, sino en el "mundo del hombre", que significa la transformación (perversión) del mismo.
Saludos.

P.D.
Te va bien el nuevo diseño.

Mariposa Errante... dijo...

Querido Pherro:

Por andar vagando bajo la lluvia, no fui PrimeraSSSSSSSSSSSSSS, que ondas conmigo.

Ciudades que entre mas grandes con han transformado...

Yo quiero irme al rancho de mi Padre, yaaaaaaaaaaa, pero, pero, pero, aun no puedo.

Mariposa Errante.

inma alascio dijo...

Como te entiendo amigo Pherro, en su momento yo forme parte también de ese éxodo,dejar la naturaleza por el asfalto, es el signo de la modernidad, desde los años 40 el mundo empezó el movimiento hacia eso que llaman aldea global, hoy día no se deja atrás ya el terruño de nuestros antecesores, se dejan atrás ciudades, países y hasta continentes.
Así son los tiempos que nos tocaron vivir.
Abrazos, nos leemos.

María Beatriz dijo...

Cuando estoy en una ciudad mucho tiempo, se vuelve para mí como tú dices: antinatural y asfixiantemente gris...
Cuando eso ocurre necesito alejarme aunque sea un par de días para extrañarla un poco, para abrevar en la Naturaleza y volver renovada...

Cuídate Pherro!

Esta mañana en las sierras, la nieve está cayendo lentamente...

Un abrazo
Maribe

Champy dijo...

Que hemos hecho!?!?!?!?

Ellas no surgieron solas...o sí?

En que momento perdimos el control?

Y la planeación?

Ya hablo de ellas como un producto mas.....

2046

Ivanius dijo...

Entre sístole y diástole, nosotros, los que nos debatimos en la superficie de este corazón-ciudad agonizante, ambos (ciudad y habitantes) temerosos de saber que nuestro movimiento a la vez causa su agonía e impide que termine.

Qué imagen, Pherro. Nos leemos.

la MaLquEridA dijo...

Y sin embargo aquí vivimos porque no tenemos más a donde ir.

PHERRO dijo...

Villano, gracias, chido tu comentario también.
Agradezco a Josh Peterson, creador del diseño q°o´p

Alas Errabundas, vuela hasta el rancho de tu apa y vuelve a la ciudad nada más de visita, aprovecha tú que tienes la oportunidad.

Estos tiempos que muchos no dudan en sentenciar apocalípticos, Amiga Inma, no dudo que serían mejores con una adecuada organización social, ya no más la arcaica y decrépita que predomina en todo el mundo, conveniente sólo para unos pocos, a los que no les importa el bienestar "global".

Te envidio, Maribe, esas escapadas son oxígeno puro para el espíritu. Algún día tengo que estar en un lugar donde caiga nieve y renovarme también.

Mi buen Amigo Hongo MC:
¡¡¡No hemos hecho nada,
¿fue primero el huevo o la gallina?,
¡nunca lo tuvimos¡¡¡,
esta ciudad es una prostituta anciana, que conserva algunas joyas y elegantes vestidos, por supuesto vivió mejores tiempos, sus padrotes ahora la desprecian y ya no saben como mantenerla respirando; nosotros los clientes (ciudadanos) sufrimos los resultados de las operaciones para conservarla con vida, pero se hacen pendejos, porque saben que la entraña esta podrida.
Son un producto caduco.

Un dilema, Maestro Porcino, pero en ese movimiento se sufre mucho desgaste en ambas partes y con tal dinámica es fácil para algunos "iluminados" augurar un desastre inminente.
A mi lo que me late, es que la gente no pierde las esperanzas.

Querida La Mal, espero que no toda la gente se encuentre en está situación.
¡¡¡SÁLVESE EL QUE PUEDA!!! q'o'p

Un fuerte y afectuoso abrazo a cada uno de ustedes, mis apreciados compañeros virtuales (y virtuosos).
Sigamos palpitando con las fuerzas y las ilusiones intactas, que sin duda vendrá un futuro mejor para todos, en todo el mundo.
Cuídense, luego nos leemos.

Implicada dijo...

La ciudad debería ser una extensión de nuestro hogar y sentirnos libres en ella, pero cansan, sólo nosotros le damos color.

Crónicas Urbanas dijo...

Hola Pherro:

La ciudad es nuestro hábitat.
Luego de leerte pienso que nos amoldamos a ellas como ellas a nosotros.
Nosotros fabricamos estas criaturas que nos olvidan como individuos.
Ya no se podrían considerar antinaturales. Para bien o mal, sufrimos y gozamos en ellas.
Como se dijo en algún lugar, en algún triste momento de exilio: "el último, que apague la luz".
No hay caso: siguen funcionando.

Con la estima de siempre, amigo.
Daniel.

PHERRO dijo...

Involucrada, en lugar de disfrutar, como dices, las sufrimos, con temor y desesperación; no tengo nada en contra de la modernidad, lo que no entiendo es la necedad de atascarlas de gente, autos, basura y no buscar un verdadero plan para hacerlas atractivas, benevolas y no una opción desesperanzada.

Amigo Narrador Citadino, creo que más bien nos resignamos; fabricamos pero no mandamos en ellas; no me parece mal gozar y sufrir, lo que no me gusta es sufrir por ellas y me parece que son disfuncionales, a eso y a otras cosas me refiero cuando escribo que son antinaturales. Lo bueno es que la esperanza no fallece, eso es lo que verdaderamente nos mantiene, a ellas y a nosotros.
La estima es recíproca.

Un fuerte y afectuosos abrazo, a ustedes dos, de la pherrera a sus trincheras, deseo les vaya bien y las satisfacciones sean mayores a las tribulaciones, cuídense, luego nos leemos.

Champy dijo...

Un producto caduco que seguimos pervirtiendo....y encima pagamos.

Yo por eso soy feliz en mi pedacito de tierra (esto último no me lo cree ni Dios).

2046

PHERRO dijo...

Los ciudadanos comunes que buscan el bienestar de su comunidad no la pervierten. Te envidio, aunque mientas y mientes.
Hasta después mi buen Amigo Hongo Feliz, luego nos leemos, aquí o allá.

Dama Luna dijo...

Hice unos cambios, no te extrañes. Ahora es mas autentico no?

Pherro dijo...

Ya pocas cosas me parecen extrañas.
¿Antes no lo era o era muy poco?
Gracias por visitar la pherrera, me adelante al otoño y chance en el me establezca.
Cuídate, Luna Simuladora, luego nos leemos q°o´p