jueves, 16 de diciembre de 2010

Yo amo la palabra.
Pan del alma.
No sólo la palabra amor.
Odio, también.
Se opone la palabra al horror del dolor.
Indudablemente me complico queriendo precisarlas.
Indefinibles emociones, habitan palabras ambiguas.


Perder palabras al tratar de atraparlas.
Amar las palabras, tener la calma para agarrarlas.
Pretender ver palabras en rostros de entrañas apagadas.
Me propongo entender los enseres que herede.


Amadas palabras, a veces amargas, parcas, jamás vanas.
Se meten en mentes rebeldes de seres vehementes.
Sólo los torvos no las abrazan, tontos, las apartan.
Viril, sin saña, infringir endebles leyes, armadas las almas, atadas a palabras, sacras, paganas.
Avasallarán las palabras a gentes de baja calaña, dementes herejes agachan la cara al ver pasar a la raza gallarda; ambos bandos harán honor a la palabra.
Gargantas amalgaman alabanzas, enternecen, aladas palabras les ven encenderse.
Elévense entes del éter, perseveren en el deber de crecer, per se.



Palabras de Silvio Rodríguez.

" El 15 de enero de 1970, todavía cerca de Lanzarote, a bordo del buque el "Océano", compuse primero "Palabras" y algo más tarde un exorcismo de la violencia llamado "El matador". Sólo nos faltaba recoger pescado del atunero "Alecrín", antes de poner proa a Cuba. Mi mejor amigo en el "Océano" era su contramaestre, Gregorio Ortega, alías "El Goyo", un hombre de muy buen corazón. Él fue el primero que escucho "Palabras", tributo a la sangre derramada y a los sueños postergados, nutrientes del hipotético día en que las guerras parecerán extrañas, a pesar de los fabricantes de promesas"


10 comentarios:

la MaLquEridA dijo...

:O

¿y luego?.

PHERRO dijo...

Buenas Tardes, Reinaza.
Problemas técnicos, Querida La Mal, pero ya quedo la calabaza.
Ya sabes.

Marisa dijo...

Se nota que amas las palabras, juegas con ellas como si fueran sangre de tu sangre, disfrutando con ello y deleitándonos a los que te leemos.

Me encanta Silvio Rodriguez, sobre todo su tema
"y nada mas", nunca me cansaré de escucharlo.

Saludos

todavia dijo...

Usted, amigo Pherro, contruye con palabras un castillo y nos invita a entrar.

Implicada dijo...

Me ha dejado usted sin palabras.

No conocía esa canción de Silvio. Se agradece.

María Beatriz dijo...

Qué haríamos sin las palabras?
Muy bello lo que escribiste!
Silvio Rodriguez me encanta.
Gracias!

Un beso
Maribe

inma alascio dijo...

Amigo Pherro, me has dejado ahora Tu a mi sin palabras.
¡Que belleza!
Saludos, abrazos y por aqui nos leemos

Antony Sampayo dijo...

No sola amas las palabras, las plasmas espléndidamente en eñl papel y nos haces un elogio dandonolas a conocer.

Abrazos.

Tripulante del Yorikke dijo...

¡Hola!
Tus palabras, siempre "chidas", (si digo "bellas" se ve muy "puñeto").

Yo muchas veces reniego del lenguaje, por que aun con su magnitud y magnificencia, son simplificadoras, son reducidas pa`la gran podredumbre y belleza del mundo. Aunque si es verdad, también se generan maravillas con ella.

Saludos.

PHERRO dijo...

Hola Marisa, vale la pena, por lo menos intentarlo. Gracias por considerarme de esa manera. Silvio tiene muchas buenas canciones.

Hola Sr. Araña, una casita de Pherro, donde las arañas son estimadas.

Hola Involucrada, Silvio es un don que debemos compartir; Tú si que le das un buen uso a las palabras.

Hola Maribe, las tendriamos que inventar, seguro. Silvio encanta, conmueve, hace estremecer y... y... y... faltan palabras para decir cualquier cosa de él y su obra.

Hola Amiga Inma, yo me estoy quedando sin palabras para contestar los comentarios, ja. Me alegra que te guste lo que escribo.

Hola Antony, el elogio es para mi leer lo que comentaste, gracias.

Hola Carnal Villano, sí, a veces quedan cortas, como balbuceos ante los milagros o el horror; te agradezco el aprecio.

Espero todos ustedes se encuentren muy bien en estos días y disfruten la convivencia con sus personas queridas; cuídense, que les vaya muy bien siempre, luego nos leemos.