miércoles, 2 de febrero de 2011

Cuando no ando en busca de elementos, en medio del camino, simplemente los encuentro, en algún momento son tan prolíferos que con ellos me tropiezo, pero los malgasto, los desdeño, más tarde los echo de menos; luego escasean por largo tiempo, entre sueños creo verlos, huyen mientras estoy despierto.
Mis ojos descomponen la vista en trastornadas visiones, cansados de ser obligados a capturar lo invisible. Quien dicta ha callado, le pedí algunas palabras, una sencilla idea, pero enmudeció y no tengo habilidad para interpretar sus señas, ha dejado mi mano inmóvil y a la imaginación estéril; le fastidió la ceguera mía, nunca logré leer en mi mente lo evidente, se cansó de mi sordera, no alcancé a escuchar lo que a gritos me decía. Se deshoja la frustración. Sigo esperando la lluvia, la luna llena, una voz en el cielo ó experimentar un déjà vu.
Hoy no vino, entonces sigo mi camino; dondequiera que yo vaya, dará conmigo.
No hace citas, ni acepta invitación, pero cuando llegue tendrá recepción.
No hay poesía en las horas de labor, a menos que seas espectador.
Estaba intentando escribir, mas no me llegó ni una insinuación, entonces me dejé llevar por la obstinación.
Ideas apareándose con palabras, endebles en tinta indeleble, intactas, no se retractan, se autorretratan, se reproducen en blancas horas hechas bolas. No afirmo sea poesía, sin duda es el recuento de mis utopías.
Si el grafito se borra, anula la cordura; la tinta mancha y cubre a la intuición insegura, porque de un momento a otro lo que consideraba genial se torna banal.

Otra mañana despertaré, ningún recuerdo del poema soñado, ni la certeza de saber lo que quiso decir.

12 comentarios:

Mariposa Errante... dijo...

Querido Pherro:

PrimeraSSSSSSSS:

Olvido del poema que soñaste???, yo tambien quiero olvidar!!!.

Besos.

Mariposa Errante.

Rosa dijo...

Pues para no saber lo que quisiste decir dices mucho y variado.

A mi también me ocurre lo de los elementos que me encuentro, los desdeño y luego los echo de menos.

Decía Oscar Wilde algo así como: "cuantas cosas arrojaríamos lejos de nosotros, sino temiésemos que otros las cogiesen"

Besos

Antony Sampayo dijo...

Es cierto, cuando deseamos algo es difícil encontrarlo, pero cuando no la necesitamos la encontramos.
En lo otro me parece raro que la musa se te aleje por momentos pues aquí en tu blogs eres prolífico.

Abrazos, amigo.

Gus Zuppa dijo...

Ayer pensaba que si las musas fueran mexicanas tendrían muy poca chamba... hoy ya no lo creo asi...

Sólo falta patrocinio...

Saludos bro!

PHERRO dijo...

Yo quisiera recordar todo y tener más, Alas Errabundas.

Pues sí, pero no, Róza. Yo no temo arrojarlas, no soy egoísta, temo no saber como.

Pero ¿quién está satisfecho con lo que tiene, Antony?

Yo mejor no pretendo nada, sólo que las musas sean más asiduas, mi buen Gus.

Gracias, por venir y comentar, cuídense, luego nos leemos.

la MaLquEridA dijo...

La inspiración se regodea entre las pestañas hasta hacerlas nudo y dejarnos en blanco cual hoja sin scribir.

Implicada dijo...

Zaz! a veces la vida nos dicta los escritos y otras veces nos los quita aunque los busquemos

Todo tiene su ritmo, no?

PHERRO dijo...

Y yo quemándome las pestañas enfrente del monitor, mejor me voy a dormir temprano, Querida La Mal, ya habrá algo después.

Siempre llego tarde a todo, ha de ser eso que dices del ritmo Involucrada; ando perdido en la cadencia de la vida, ja.

Gracias por venir a leer y comentar, cuídense mucho admiradas y estimadas compañeras virtuosas-virtuales, luego nos leemos.

inma alascio dijo...

Querido Amigo Pherro, es lo que tienen las musas, que a veces se van de vacaciones y nos dejan huérfanos de ideas, pero cuando menos lo esperamos ahí están, en todo su esplendor.
En cualquier caso con musas o sin ellas me gusta lo que escribes y como lo escribes.
Abrazos inspirados. Por aquí nos leemos.

PHERRO dijo...

Veleidosas las condenadas musas Amiga Inma.
A veces nada más basta un pequeño soplo de su aire para empezar a mover los dedos, pero en ocasiones hay que torturarlas para que suelten la sopa, jaja.
Cuídate, luego nos leemos.

Ivanius dijo...

Parece que este tema ronda recientemente el blogbarrio, estimado Don Pherro. Así sucede, lo bueno es que escribir también requiere, antes de hallar lo exacto (o aproximado), muchas palabras-borrador, que a veces se desdibujan. Y el resultado no será lo que buscamos, pero mientras tanto algo habremos avanzado. Un abrazo, nos leemos.

PHERRO dijo...

Tienes razón Chancho, las pistas se empiezan a unir, las piezas encajan y de pronto la satisfacción momentánea llega, hasta la siguiente búsqueda.
Cuídate, luego nos leemos.