martes, 15 de marzo de 2011

Dos filos forjados al mismo temple no se mellan.
Al separarse la luz de la oscuridad, nacieron todos los opuestos, parejas indivisibles que no pueden sobrevivir sin contraparte. No existe sol inagotable, tampoco noche perpetua. Algunos elementos son concebidos para dañar, a otros se les encomienda reparar. Todo se compensa en las situaciones, relaciones y emociones, es decisión particular habituarse a alguno de los extremos del binomio. Navegar plácidamente a ciegas, sin guía ni meta o tropezar continuamente, desorientado en senda iluminada. Pasar de exaltada alegría a desgarradora tristeza. Acumular bienes mundanos, acogidos por un espíritu empobrecido, enajenarse con fútiles artilugios, siendo incapaz de maravillarse observando insectos. Soberbia violenta humilla a la inocencia, se envilece a la pureza. También las estrellas, por su lejanía, se antojan insignificantes. Grandiosas obras colectivas, corrompidas por individualismos egocéntricos perversos, al mando de hordas deleznables, maleables e ignorantes. Aún en la más titánica montaña existen grietas. Los matices amplían la frontera, la noche no hiere a la luz al apagarse el día, ni esta lacera las tinieblas en cada nuevo amanecer; aunque como tema de leyenda, es una gran idea.

Un árbol se deshoja, reverdece, se robustece, sus anillos se multiplican, durante extensas eras provee, esparciendo vida a su alrededor; ni los más violentos temporales logran derribar al incólume titán, resiste los embates de los elementos, haciéndose más fuerte gracias a ellos; como un iceberg, su grandeza se mide desde la entraña misma que lo acoge, en el inicio de su ciclo vital, siendo apenas un débil brote, pasando por la consolidación de su cuerpo, afianzándose, irguiéndose lentamente, desafiante, hasta ser una colosal muralla natural, alargando su existencia dentro de ese concepto llamado tiempo.

Una hembra quelonio surca los mares de ida y vuelta, su carga genética le señala la ruta a seguir, para cumplir los ciclos inalterables desde el principio de su vida. En extensas playas, antes vírgenes, desova con dolor el producto de donde saldrá su numerosa prole, reanudando el intento interminable por la supervivencia; centenaria costumbre aprehendida en algún incierto comienzo, ir y venir, adaptándose impertérrita a los cambios bruscos y sutiles, sorteando entre depredadores de mar y tierra, numerosas etapas se graban en su armadura majestuosa, detalles asombrosos animados en una forma prodigiosa, acompañando el ritmo incansable de las vueltas del planeta.

Admirando los peculiares ritos de las fabulosas especies que pueblan esta Tierra, contando a la diminuta mantis, despiadada pero benéfica, pasando por el incomprensible tránsito del salmón, hasta encontrar ballenas pariendo dentro del mar. Millones de vidas relacionadas, con sus labores bien definidas, cumpliendo sus períodos, naciendo y muriendo, equilibrando, sobrellevando dolorosamente la necia intervención del ser humano, sin sentido. Vida contenida en un gigantesco ser vivo que se estremece continuamente, escupe sus entrañas violentamente, se contrae, cambiando su fisonomía lentamente.
Pero pienso que si el camino tuviera conciencia, sentiría la impotencia de no poder andar. Y si a una manecilla le concedieran libertad, trastornaría la falacia de medir el tiempo, aún encerrada en un sinfín de costumbres inexactas.

Sólo el vacío que nos contiene es absoluto.

12 comentarios:

Implicada dijo...

La vida es sabia, ¿no te parece?
y lo bueno es que no se piensa a sí misma,
sólo es, sólo sucede

Gus Zuppa dijo...

Me pregunto si deberé preguntarmelo...
Esta bien:
¿Que caso tiene cuestionar los designios de esta vida?
A final de cuentas nunca estamos conformes...
Me subiré en un microbus que me lleve a pensar...

Le mando un gran abrazo amigo Pherro... su texto abrió una puerta para mi alma que habia estado cerrada

Antony Sampayo dijo...

Un post bastante filosófico, Pherro, para pensar y debatir, ¿Se acabará el sol algún día? ¿La noche será eterna? Nada más apropiado para estos momentos en que la naturaleza anos tiene preocupados por su demostración de tanto poder.

Abrazos.

Ivanius dijo...

Al camino no le duelen los pasos del caminante, aunque él mismo no vaya a ningún lado. La magia de reflexionar es esa: desplazarnos sin movernos y encontrar así elementos para resolver lo que vivimos a la luz de lo que imaginamos. Escarmentar o aprender... en cabeza propia.

Un abrazo, Don Pherro. Nos leemos.

María Beatriz dijo...

Es la Vida misma Pherro… Estamos en el mundo de los opuestos. Según los místicos, uno de los planos donde se aprenden las lecciones más duras de la evolución espiritual…
Es nuestra manera de pensar, de conceptualizar toda la maravilla que nos rodea y nos habita, la que provoca esta aparente polaridad. Nada hay negativo ni positivo, bueno o malo. Todo “es lo que es”.

Me marea de sólo pensarlo, pero ¡formamos parte de algo tan grandioso e inefable!
La Vida es una Danza en el Espacio Infinito, en el Tiempo Presente, que es Uno y eterno.

Un beso
Maribé

la MaLquEridA dijo...

Si los humanos tuviésemos conciencia de lo que es la vida, muchos cobardes no querrían vivirla.

¿Qué más decir cuando los que saben han hablado?.

Un abrazo PHERRO.

Taxi Driver dijo...

Pherrito

Aunque ando muy liada saco un minuto para mandarte un enorme abrazo.

inma alascio dijo...

Querido Amigo Pherro, me identifico totalmente con la esencia y con la literalidad de tu comentario, que viniendo de tus dedos resulta poético aun hablando de catástrofes.

Seguramente el ser humano, tan prepotente y tan ignorante, desaprecera de la faz de la tierra mientras las otras especies que aprendieron a ser respetuosas con el planeta seguirán disfrutando de el, eso contando que el hombre en su infinita avaricia no acabe reventando toda la creación sin dejar piedra sobre piedra.
Abrazos Amigo, por aquí nos leemos.

P´PITO dijo...

ahora si tenias ganas de escribir....

clap clap (aplauso) clap calp calp

vez que bien te sientes ahora compartiendonos tus escribanzas....asi se dice o no?.....bueno me entendiste?

jajajajajajjaa

me encanto eso de que "Un árbol se deshoja, reverdece, se robustece....claro que se vuelve a deshojar, reverdecer, se robustecer....son lo ciclos de la vida...

me acorde de cuando dicen que uno esta viejo....y contetsas

"Viejos los Cerros y todabia reverdecen"

un abrazo

PHERRO dijo...

Pero es interesante preguntarse ¿por qué?, además de admirarla, ¿verdad Involucrada?

No se trata de inconformidad, Gus, es curiosidad, la curiosidad abre esas puertas.

Pensar en lo que podamos, mientras podamos, Antony y disfrutar todo lo que tenemos mientras tanto.

Y lo mucho que ayuda la imaginación, Ivanius; sin ella seguramente no disfrutaríamos de tantas cosas, buenas y malas, que hay actualmente.

Pues sigamos alimentando la duda y la esperanza, aunque sea doloroso, de lo que haya después ya nos ocuparemos en su momento, Maribe.

Pero a pesar del miedo, ha de ser algo bueno adquirir esa conciencia, ¿no lo crees, Doña Flor?

¡¡Querida Güera!! Espero que estés muy bien, gracias por darte tiempo de venir a saludar, me da mucho gusto saber que estás.

No creo que desaparezca, los sobrevivientes deberán aprender la dura lección y continuar, enriqueciendo sus vidas íntegramente y creando un nuevo orden para vivir de mejor manera la vida, Amiga Inma.

Quisiera ser cerro, Compadre, pero nada más soy un pherro, jaja. La verdad si se siente bien poder expresarse, aunque...

Saludos, abrazos y buenos deseos para ustedes, gracias por venir y comentar.
Cuídense, que estén muy bien, luego nos leemos.

Champy dijo...

Esta vez.... deja carburo pa'no ensuciarla...

Como estas PHERRO amigo???

Me has inquietado. Ese era el fin?

2046

PHERRO dijo...

El fin es inquietante, Amigo Champyngón.
Estoy bien, haciendo lo que mejor se hacer: nada.
Pinche cínico, mejor me voy a ruletear.
Cuídate, Pelón, luego nos leemos.