domingo, 15 de mayo de 2011

Camino, no caigo; cuando caigo vuelo, aunque el vuelo no me despegue del suelo.
Tratando de escribir a la velocidad del pensamiento, sin consentimientos, afanándome en crear ecuaciones lingüísticas, que no trabalenguas matemáticos.
Constriñendo el universo mental a un confín especifico. Persigo a la idea en el vacío, la quietud me distrae, me embelesa, absorbe mi atención y duermo. La idea regresa en un sueño, con imágenes y palabras intenta decirme algo, no es sólo una representación de mis deseos. Regreso sin ese algo entre mis manos, la idea toma forma de la nada, pero es un cristal que no regala reflejos, un truco desprovisto de misterio, una oración conocida, desde tiempos remotos repetida.
Obstinado en colorear lo que es negro, divago calculando las dimensiones del cielo, nubes errantes borran mis pautas, el crepúsculo desdibuja los trazos de mis fantasías.
Vago en la penumbra que ruge perezosa, mansamente comienza a regar sobre el sopor vespertino de la Ciudad, con lentitud forma espejos polvosos en el asfalto que dejan escapar trasnochadores fantasmas temerarios, ánimas citadinas entrelazándose con la luz que danza en los espejos.
El cielo ha tomado el color de la noche, tras cada rugido alumbra intermitentemente el espacio habitado por los fantasmas errantes que brincan de un charco para sumergirse en otro; en tanto la llovizna comienza a menguar, las ánimas se alejan, el asfalto absorbe los espejos dejando sólo el polvo; las nubes montadas a lomos del viento se llevan a otros lugares el ruido y la luz, dejando a la Ciudad húmeda y sola, cerca de la alborada la atmósfera empieza a calentarse, los fantasmas se desvanecen entre la claridad y el calor.
Un ánima viajó en el asiento trasero del Taxi, tocaba constantemente mi hombro para mantenerme despierto, abordó sin avisarme, mantuve los vidrios cerrados para que no saliera, su silencio logró hastiarme, pero necesitaba compañía durante el viaje, hasta que decidí invitarle un trago de liquido helado, bajé a comprarlo, pero al regresar al auto se había largado.
Recorrí por varias horas las calles vacías, como un insecto causando escozor en la piel de la Ciudad, luciérnaga desorientada con un zumbido monótono, observando asombrado moverse a las sombras en zonas sombrías.
Y cuando la mañana me sorprende bebiendo la fría alma del hielo, me empeño en seguir despierto, buscando una mano que me indique otra improvisada ruta, en este atestado desierto.

13 comentarios:

Mariposa Errante... dijo...

Querido Pherro:

PrimeraSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSS.

Sigues romantico???...

Besos.

la MaLquEridA dijo...

No dejes que las ánimas te roben nada PHERRO porque si dejas que lo hagan nunca más podrás volver a ser tu.

María Beatriz dijo...

Hola Pherro:

Deja que las ánimas vuelen con las ánimas. No son buena compañía, aunque uno quiera quedarse con ellas.

Me gustó mucho la canción, que no conocía:

"Por si el tiempo me arrastra
a playas desiertas,
hoy rechazo la bajeza
del abandono y la pena.
Ni una página en blanco más.
Siento el asombro de un transeúnte solitario."

Me gusta lo que escribes. Al final de la noche y las tormentas, siempre está esperándonos el sol de la mañana.

Besos

Antony Sampayo dijo...

Buenas letras Pherro, propias de tu estilo, un errante al volante, un poeta cansado de su silencio que le da forma de anima a su soledad. Bien Pherro, veo con alegría que tu estilo nunca desentona.

Abrazos.

todavia dijo...

Bien dice jaime Lopez: "la noche es un garage de doble fondo"

RoS dijo...

Qué buenas imágenes te nacen Pherro.

;)

Bruno el bibliófilo dijo...

Triple fondo y zaz! el pherro conecta un hit again, saludos desde la bodega! cuando hacemos otro colectivo? bueno, sin la dama luna que creo que ya migro a otro sistema solar!

pequeñita dijo...

aveces siento que la anima es mi ex novio que vuelve yo me quedo con mil dudas lo conosco demasiado bien y se muy bien a lo que volveremos pero el hecho de que aun lo recuerdo es por lo bueno que fueron aquellos dias ...

RoS dijo...

P.D. sobre lo negro, con gises de colores, se pinta super bien.

=)

PHERRO dijo...

Romántico no, Alas Errabundas; aferrado sí.

Me roban el sueño, Malque, y eso es de gran ayuda.

Claro que son buena compañia Maribe, si lo fueron en vida. La canción es de Manolo García, un cantautor español, que me recomendo mi estimada colega Marisa http://diariodeunataxista.blogspot.com/
Sin duda el sol siempre está.

Ese estilo del que hablas, Antony, a veces no aparece por ningún lado, entonces mejor salgo a trabajar y lo que hay en las calles inspira.

Todo lo que dice Jaime López está muy bien dicho, Araña.

Nacen solas, RoS, me cae que sí, pero me tengo que apurar a plasmarlas o se desvanecen.

Carnal, Tú dirás. Quién sabe dónde se escondió la Luna.

Pero ya fueron, Pequeñita; ahora permite que vengan otros nuevos y quizás más buenos.

Como esos trabajos de la primaria, en los que primero coloreabas con crayones una hoja y luego la cubrías con tinta china, para una vez bien seca, rayar y descubrir los colores a tu antojo, ¿alguna vez lo hiciste RoS?

Abrazo fuerte a ustedes, gracias por sus comentarios; cuídense, que les vaya muy bien, luego nos leemos.

RoS dijo...

Sí, jajaja, eso me recordó a mi maestra preferida, que nos ponía a hacer esas cosas, ya luego yo en casa, sin que nadie lo dijera, me ponía a hacerlo. ¡Qué tiempos!

inma alascio dijo...

Amigo Pherro, nunca dejes de soñar, eso nos proporciona esta imágenes escritas tan maravillosamente, no dejes de aferrarte esos sueños y a esas animas que te acompañan y a través de tus palabras nos acompañan.
Saludos Amigo Pherro y por aquí nos leemos.

PHERRO dijo...

Un día de estos, para recordarlo, voy a hacer uno de esos dibujos con mi hijo.
Hay que recuperar los buenos momentos, RoS.

Espero poder hacerlo por mucho tiempo más, Inma y también leerte a Ti aquí, para seguir teniendo tu compañia también.

Salu-dos, cuídense, que estén muy bien y les vaya de lo mejor, siempre.
Luego nos leemos.