viernes, 2 de marzo de 2012


Otro día más,
usaremos el mismo disfraz.
Si el mundo hacia un sólo lado
no deja de girar.
En los labios se posa la mentira
y entre las manos la ira.
Tolerancia fingida,
paciencia mal disimulada.
Aislados.
Lágrimas que rompen dentro,
tragando gritos y
en locura perpetua estamos.
Sin mirar el calendario,
ni respetar algún horario,
morimos a diario.
Mas los pies aún se mueven
igual que la inquieta mente;
no vale la pena
llorarle al futuro,
aunque la cabeza duele y
el corazón su ritmo pierde.
Con el miedo de costumbre,
entre cuentas alegres y
tristes realidades,
las mismas palabras
se dicen, se cantan,
se piensan, se callan.
Otro bocado de rutina,
lavarse las manos,
ante la incertidumbre
que se avecina.
¡Buenos días amigo,
sé que estás aquí
para evitar mi caída al vacío
y para arrojarte conmigo!

6 comentarios:

Champy dijo...

Tienes conciencia de la certeza de tus palabras?

Por mi parte te reitero tu final... no lo dudes ni tantito Amigo.

Te quiero mucho.

2046

reptilio dijo...

aca andamos amigo para aventarnos al vacío y al vicio :D

Antony Sampayo dijo...

¿Monotonía de una relación? ENTONCES NADA MEJOR QUE eviten la caida.

ABRAZOS.

la MaLquEridA dijo...

Vamos a tirarnos al vacío si eso quieres, para eso están los amigos para apoyar o para decirte lo que piensan. Yo pienso que hay que agotar posibilidades de seguir y si no hay, pues venga, tirémonos al vacío.

Vamos a morirnos todos que están enterrando gratis.

Maldito Desgraciado dijo...

Qué tranza carnal, un año más es uno menos, pero da igual jaja. espero que esté todo en orden y pues, felicidades!. Un abrazo. Paz.

María Beatriz dijo...

Los amigos estamos para eso, para sostenerte y para saltar contigo.
Cuenta conmigo!

Besos