miércoles, 13 de julio de 2011



No son eras, milenios, siglos, décadas, lustros, años, meses, semanas, días, horas, minutos ni segundos, el tiempo no existe; nos movemos en la nada vital, que alberga en su infinitud, todos los movimientos, de toda materia. Se mueve, sin dirección, todo empujado por el impulso infinito. Un avance sobre el camino que se crea a cada paso, con repeticiones renovadas, coincidencias y novedosas situaciones. El origen, el centro, es un punto imposible de ubicar, imperecedero. Pero no va a favor o en contra de algo, simplemente está, sencillamente es. Energía esparcida en el universo, a distancias insalvables, de formas imposibles y mutables, puntos separados de una figura inexplicable, donde el pensamiento se expande y las voces mueren. Un lugar inmenso, albergando dos realidades, una visible y otra imaginable. En uno de esos puntos, ambas realidades se revuelven, contradiciéndose, queriendo mutuamente apoyarse, explicarse, cada una por su cuenta o al parejo, un misterio muy añejo. Prodigios que vienen de lejos, respuestas alejándose, encontrar indicios en el error, claves en sueños confusos, si alguna vez se logra encontrar ¿de qué servirá la verdad? Pero la búsqueda es una aventura, a veces grata y otras trágica. Sin medida.

9 comentarios:

Implicada dijo...

la verdad es que no hay verdad, edá?

SusuBlog dijo...

Lo que dice implicada es muy cierto, edá? jejejeje

Su.

Antony Sampayo dijo...

Bueno, un post con mezcla de filosofía, literatura y ciencia, pero excelente. El tiempo está y siempre estará, los sueños igual pero la verdad creo que solo son momentos, encrucijadas dela vida.

ABRAZOS.

RoS dijo...

Qué buena reflexión. Saludos!

María Beatriz dijo...

Me encantó! Excelente post!
Formamos parte de ese prodigio sin tiempo, sin límites, visible e invisible...!
Sus misterios son inasequibles para la mente humana, aunque nos mueva el asombro y una inagotable sed de develarlos...

Nos leemos. Cuídate
Besos y buen fin de semana!

inma alascio dijo...

Hola Pherro, la verdad y la mentira, el espacio y el tiempo, la realidad y la ilusión, son frutos del mismos árbol de nuestra vida, así vamos viviendo, mezclando unas con otras para sobrellevar el cocktail que es en definitiva la existencia, de no hacerlo así seria imposible soportar la insoportable carga de la vida misma.

Daniel - CU dijo...

Hola Pherro:

Si lo expresado es la contrariedad, bien logrado está.
Algo que me llama la atención es que podés expresarte, sin títulos en los post.
Me parece un detalle que (aunque no lo parezca) yo creo define tu escrito.

Muy bueno.
Saludos cordiales.
Daniel.

la MaLquEridA dijo...

Si el tiempo no existe entonces ¿quién nos roba la vida?

PHERRO dijo...

Tal vez, Implicada.

Ya son dos que creen lo mismo, Su; busquen otros miles y conviértanlo en verdad, ja.

Me gusta tu idea Antony; encrucijadas por las que debemos pasar.

Aunque no me sirve de mucho, RoS.

Y seguiremos buscando, mientras esté viva la curiosidad, Maribe.

Toso junto, hasta que a veces parece ser una sola cosa, Inma.

Debatiéndome por las cosas más sencillas, Daniel.

La misma vida, Malque. Eso creo yo.

Saludos a ustedes, gracias por leer y comentar.

Cuídense mucho, luego nos leemos.