jueves, 17 de noviembre de 2011


La luz en el silencio.
La oscuridad en el silencio.
El silencio afuera y dentro.
Afuera, luces lejanas
e hilos de agua;
unas titilan y
los otros flotan.
Adentro, la calma,
el sueño; respiración
acompasada, de soledad
acompañada.
Muy profundo, en el silencio,
sonidos e imágenes,
confusos movimientos,
voces y acciones,
a destiempo.
Ojos cerrados, bien despierto
vuelo y caigo sin movimiento.
Muero en el sueño,
no hay sufrimiento,
pero el cuerpo
guarda recuerdos,
un fuerte impulso
vuelve al cerebro,
sobresaltado despierto.
Afuera, una dama
de tez pálida, observa
en el silencio
de la noche despejada.

5 comentarios:

Antony Sampayo dijo...

¿Y quién es esa dama que aparece en forma inesperada a despertarte de tu apacible sueño? Esperemos que en "La Luz en el silencio 2" nos los expliques.

Abrazos.

la MaLquEridA dijo...

Observa para en cualquier momento
dejar caer su guadaña.

Crónicas Urbanas dijo...

Hoa Pherro:

Pocas cosas se pueden hacer de noche, en soledad, en la cama.
Menos mal que la dama pálida sigue afuera.

Saludos amigo.
D.

Pherro dijo...

Es la luna, ni más ni menos Antony.

Solamente deja caer un abrupto despertar, Malque.

Solamente tratar de descansar y eso, Crónicas, a veces resulta casi imposible.

Gracias a ustresdes por venir a leer y comentar.
Cuídense, que estén muy bien, luego nos leemos.

Antony Sampayo dijo...

¡Uy! Que mal analista soy. Leí con más calma y la vi clarita.

Abrazos.