miércoles, 30 de noviembre de 2011


Son las cinco de la mañana y no se me ocurre nada para escribir.
Varias ideas levantan la mano, pero se quedan sin habla, al parecer algunas son demasiado tímidas, mientras otras solas se tapan la boca antes de decir nada, como si fuera algo terrible lo que conciben; algunas mordisquean sus uñas y es tanta la desesperación que comienzan a comerse los dedos, con la intención de no trazar ni una sola letra, pues parece inútil siquiera intentar redundar, como aventar tierra a una fosa, llenarla de lo mismo que mucho antes, muchos otros, le han ido sacando. Las ideas se mutilan, cortan de tajo su lengua, se abortan a si mismas, algunas después de articular palabras sin sentido, frases inconexas, se suicidan.
Nadie logra poner orden, nada se concreta.
Las palabras suenan raras de tanto repetirlas, pensar en su significado lleno de más palabras, una espiral de un ciclo indeterminado, tiene momentos elocuentes y largos espacios repletos de silencio desesperado, en los cuales la mente no cesa de llevar a cabo ese proceso llamado pensar, vacío desconocido, atiborrado de una cantidad infinita de cosas aprendidas.
Y en este minuto en el que todavía no puedo esgrimir un discurso convincente, pasando por varias momentáneas emociones, desde el desinterés hasta la pena, “con el tiempo encima”, me obstino en fabricar enunciados. Cabeceo, los ojos me duelen, algunas sombras hablan, sus voces se multiplican, la habitación gira, pierdo el equilibrio, las letras se distorsionan bajo mi mano indecisa, adormecida. Recuerdos y fantasías, se entrelazan pero se ahorcan mutuamente, impidiendo a las palabras volverse forma y sonido, sólo hay silencio en la inconsciencia, frío silencio de noche otoñal, una luminosa uña rasgando el oscuro manto del firmamento y cada momento menos providenciales provisiones para alargar este texto.   

7 comentarios:

la MaLquEridA dijo...

Para qué pensar qué escribir si no pensando lo haces bien.


Besos PHERRITO

Pherro dijo...

Eso quisiera Malque.
Cuídate, que estés muy bien, luego nos leemos.

Antony Sampayo dijo...

Hola, amigo Pherro, te confieso que no eres el único que se encuentra es ese estado, pues igual yo no he actualice mi blogs, no se me ocurre nada.Esperemos que pronto pase la bloqueada.

Abrazos.

Maldito Desgraciado dijo...

La interminable batalla con la hoja en blanco.

Pherro dijo...

Sí Antony, ojala pronto se despierten las musas.

Chido Carnal, me diste una idea.

Salu-dos, gracias por estar aquí, cuídense, luego nos leemos.

María Beatriz dijo...

Muy buen texto Pherro, a pesar de que tú dices que ninguna idea se concreta. En algunas frases describes el tortuoso camino de mi propio bloqueo...Ya pasará.
Un beso
Maribe

Pherro dijo...

Si no habrá que sacudirla hasta que "cante" jajaja.
Un abrazo Maribe, cuídate, luego nos leemos.